Inicio

Esta Asociación nació por la unión de varias Asociaciones protectoras vascas con una misma meta “Darles un hogar”

Durante mucho tiempo nosotras nos estuvimos conformando con eso; con “Darles un hogar” hoy esa frase se nos antoja escasa, para todo a lo que queremos llegar y lo que hacemos.
Quizás sería más apropiado decir “Darles un buen hogar”

Os vamos a contar nuestra filosofía de esta manera;
Hoy por hoy el hombre es sin duda el animal más perfeccionado de la creación, que no el más perfecto.
Se sitúa en la cumbre de una pirámide, desde la cual tiene la opción de ELEGIR;
1.- Ejercer de hermano mayor del resto de especies y protegerlas y acompañarlas.
2.- Someterles a nuestro antojo.

EL hombre ha optado por la segunda, dando a cada uno el papel que deben tener en esta vida:
-El perro/gato es compañía
-La ternera es hamburguesas
-La vaca piel
– El cerdo es jamón. .. ..
Y así un largo etcétera

Mientras el hombre está arriba del todo, se siente bien. .. y se excusa para llevar esa vida.
Pero por un momento vamos a imaginar que la Tierra es el Coto de caza Privado de una familia de Marte, así llegarían unos seres a cazar “humanos”
A algunos los matarían de un golpe, otros sufrirían desangrándose lentamente hasta morir, otros serían secuestrados a otros los torturarían para probar técnicas y sin duda alguna a todos nosotros nos separarían de quien más queremos y nos harían sufrir.

Si eso ocurriera, si eso llegara a pasar ya no nos sentiríamos tan bien, porque habría alguien por encima de nosotros y estaríamos a su merced, con lo más preciado que tenemos y lo único en lo que coincidimos todas las especies; QUEREMOS VIVIR.

Ahora bien, nosotros no podemos exigir que se deje de comer carne, por lo que si podemos y debemos luchar por conseguir que el animal tenga una muerte digna, y conforme a lo acordado por la ley, sin sufrimiento.

Exactamente lo mismo que queremos para nosotros; Morir de una manera digna y SIN sufrimiento.

NO como la vida de una vaca a la que inseminan, roban su ternero y en toda su vida no ve la luz del sol
Tampoco la de cerdos que sufren dolores a diario encerrados en unas jaulas en las que ni si quiera pueden girarse
O la de tantos pájaros que a pesar de tener alas, para volar. … Viven encerrados en minúsculas jaulas.